lunes, 7 de mayo de 2012

Las diez claves para salir de la crisis

La economía es sentido común y ésta se puede explicar con suma brevedad y claridad, como un cuento:
Aquellos cien pobladores creyeron que estaban solos en el mundo, por lo que estaban muy felices de disponer de cien monedas de oro. Para que todo funcionase con normalidad se repartió una moneda a cada ciudadano para administrarla a su antojo.
Al principio todos trabajaban y se intercambiaban las monedas entre ellos, aunque pronto aparecieron los primeros mantas, aquellos que no querían trabajar y lo perdieron todo. Luego, al no tener nada, pensaron que robar sería la solución, pero era muy arriesgado.
Entonces apareció el listo del pueblo y dijo:
"Tranquilos, tengo la solución. Crearemos bancos y yo me encargaré de dirigir el poblado para que la normalidad vuelva a nuestros hogares". Y así sucedió, que los ciudadanos le entregaron sus monedas de oro, pero al tener tanto dinero acumulado la codicia le ganó y empezó a crear impuestos con un fin aparentemente comunitario, pero de cada tres monedas invertidas, una iba para su bolsillo.
Al estar en el poder pensó que lo mejor era ponerse privilegios sobre los demás, pues como ya era el más rico y todos dependían en cierta manera de él, consiguió que los demás le hiciesen trabajos de todo tipo gratis. Se hizo una casa preciosa y les dijo a sus ciudadanos: "¿Por qué no os hacéis una casa como la mía?". Todos dijeron: "Pero ¿no tenemos el dinero suficiente?". Entonces, dijo: "Tranquilos, os lo presto yo". Y así fue como prestando ese dinero y luego recuperándolo en intereses, acabó quedándose con todo el dinero. Quedó demostrado de este modo que cuando uno quería enriquerse lo hacía a costa de otros.
Posteriormente, a medida que iban descubriendo más territorio, se dieron cuenta de que no estaban solos. ¿Qué paso? Llegaron los chinos y dijeron: "Os vendemos nuestros productos muy baratos". Todos aceptaron, pero, poco despueś, tras otro recuento se dieron cuenta de que 30 monedas de oro ya habían desaparecido del poblado para siempre, de manera que el poblado era cada vez más y más pobre, pues no había trabajo, ya que todo se importaba y no consumían sus propios productos, ni podían intercambiar sus trabajos como antes.
¡¡Voilà!! Esto es lo que le está sucediendo en España, los políticos y bancos lo acaparon todo y encima de tener poco están despilfarrando las otros 70 monedas que nos quedaban.
Entonces, ¿de dónde recortamos? ¿Cómo salir de la crisis?
A continuación enumeraré diez posibles soluciones:
1. Eliminar los paraísos fiscales. ¿De qué serviría el dinero si no se pudiese utilizar? ¡¡De nada!! Pues para salir de esta mentira, deberían desaparecer y estar controlados todos esos paraísos fiscales que políticos y narcos han creado, con lo cual conseguiríamos erradicar la corrupción. Pero como están fuera de nuestro poblado, poco podemos hacer si Europa no se pone firme al respecto, lo cual veo bastante improbable, pero sería la mejor solución.

2. Un país que paga tantos impuestos como España está arruinado por la mala gestión y la corrupción. ¿Qué hacer? Penalizar la corrupción con cárcel y con la expropiación de todos y cada uno de sus bienes, teniendo que pagar al Estado cada uno de los céntimos robados. ¿Qué pasa ahora? Seis años a la cárcel, que se convierten en dos o tres, y a disfrutar del dinero chorizado. ¡No! El corrupto debería devolver todo lo que ha robado y pagar intereses el resto de su vida por su mala fe, y así otro corrupto se lo pensaría dos veces antes de meter la mano en la saca. Ahora con ponerlo al nombre de un familiar o llevárselo a un paraíso fiscal, ya tiene su vida solucionada a costa de los demás.

3. Eliminar todos y cada uno de los privilegios políticos: portentosos sueldos impagables, dietas, hoteles de cinco estrellas, viajes en primera, pensiones máximas, sueldos vitalicios, edad de jubilación de 55, teléfono móvil e internet gratuitos, coches oficiales, chóferes, escoltas, etc. ¡¡No son dioses!! Un sueldo normal y corriente, como el resto de profesiones públicas, y como único coche oficial el del Presidente del Gobierno y sus ministros. Nos están desangrando vivos y eso es inhumano. ¡Basta ya!

4. Campañas electorales de 24 horas. ¿De qué sirve que estén cuatro meses dando la murga a todas horas para que les votemos? ¿Para qué despilfarrar millones de euros en pegar sus caretos en las farolas y en cuñas publicitarias? ¿Acaso se piensan que por atormentarme de día y de noche les voy a votar? ¡Qué no necesitamos maratones electorales! Con un día de campaña electoral en la que se expongan los puntos/mentiras que nos quieran transmitir es suficiente. Solo con esta medida nos ahorraríamos miles de millones.

5. Eliminación de las Comunidades Autónomas, Diputaciones, Senado y agrupación de ayuntamientos. ¿Para qué tantos puestos políticos si no aportan nada al resto del pueblo español?  Es que es deplorable que se duplique la deuda española en órganos repetidos. Además de reestructurar los sindicatos, donde fuesen todos independientes y no recibiesen ayudas del Estado, pues así es como se manipulan y al final no representan más que al Gobierno y no a los trabajadores. Y no olvidemos unificar la legislación, que cambias de Comunidad y parece nos encontremos en otro país.

6. Hacer uso de los productos españoles y no abusar de la importanción. Si todo lo compramos fuera, no creamos empleo dentro. ¡Es obvio!

7. Fomentar la agricultura para cubrir las necesidades básicas y necesarias de todo hombre. ¡Ese debería de ser uno de los motores principales de la economía española! Pero los campos se mueren y están abandonados, cuando son fuente de vida.

8. Poner un sueldo máximo y que nadie pueda superarlo. La millonada que gana, por ejemplo, un futbolista, un político, un rey o un actor de cine va en detrimento del resto de la población, pues si unos pocos lo acaparan todo, hace que quede menos para los demás y así es imposible vivir, además de que de este modo solo se fomenta la codicia.

9. Retomar los valores humanos, que es lo que carece este mundo y lo que más necesita en estos momentos para poder vivir en paz y fraternidad.

10. No recortar en educación y sanidad, más valdría recortar en televisión o incluso privatizarlas, pues es un agujero sin fondo cuyo único objetivo es la manipulación, como ocurre por ejemplo con TV3 y canal 9, endeudadas hastas las orejas pero indispensables para la clase política nacionalista, sin olvidarnos del resto de Autonomías, como el caso de Telemadrid -la más endeudada-, cuya deuda alcanza la friolera cantidad de 257 millones de euros.

"El verdadero político es aquel que trabaja y vive por y para el pueblo, no a costa de éste".
"Un Gobierno que mantenga privilegios políticos no es más que una mentira elevada a la enésima potencia, cuyo único fin de sus dirigentes es nadar en billetes olvidando el perjuicio que ello conlleva para el resto de conciudadanos, quienes muchos ya no llegan siquiera a fin de mes". 

3 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu entrada de hoy que invita a la reflexión, pero no deja de ser una utopía dificil de llevar a cabo. Yo de momento lo tnego claro, me voy a ir de España, si Dios quiere pronto.

    ResponderEliminar
  2. Buenas Toni,

    Las claves que propones para salir de la crisis económica son buenas, sin embargo observo que tienen un matiz, los únicos que puedan llevarla a cabo no están interesados en absoluto en que esto ocurra.

    Vivimos en una dictadura cómoda y bonita, pero dictadura. Nos ha tocado la España del decretazo, la de la farsa en los tribunales y en la prensa. Todos ven, vemos, todos sabemos pero ni hacemos nada ni tenemos intención de hacerlo. Se despilfarra, se humilla constantemente, como se ha hecho siempre, pero ahora sin el pudor que antes les frenaba. Se ha demostrado que no hay consecuencias, que se puede matar sin ser condenado o incluso adquiriendo fama y protección (Marta del Castillo, el caso del ), que se puede despilfarrar el dinero público, aparecer en la prensa e incluso ser grabado y y ser declarado inocente. Se puede golpear a críos en la puerta de un colegio y no hay consecuencias. Se miente descaradamente en las campañas publicitarias y no ocurre nada.

    Por todo eso, plantear soluciones como "establecer un sueldo máximo...", que son buenas, se convierte en una utopía.

    En fin, que aprovecho para saludarte Toni, tu haces un buen trabajo ayudando a educar a los chavales con ciertos valores, sigue así y al menos tu granito de arena seguirá ahí.

    ResponderEliminar
  3. En primer lugar gracias por contestar y mostrar vuestra visión. Y, efectivamente, es una utopía, pero ¿sabéis el porqué? Lógicamente los que están arriba no harán nada para cambiarlo. ¿Y los que están abajo? Ahí está el kit de la cuestión. En nuestras manos está cada cuatro años la opción de cambiar este panorama en las urnas, pero mientras se siga votando a los mismos partidos, nada cambiará, pues ya vemos cómo gobiernan.

    ResponderEliminar